22octubre

Cómo cuidar de los electrodomésticos para evitar gastos innecesarios

Tras la subida de la electricidad en los últimos meses, los consumidores se han visto obligados a apretarse un poco el cinturón y estar más pendientes de los gastos que tienen.

Por ello, algunas de las medidas que puedes tomar para que no se descuadre tu presupuesto es atender a optimizar los electrodomésticos del hogar.

Regla número 1: limpiar

Ésta  tarea es imprescindible para que no se obstruyan los puntos de ventilación de los mismos o impidan su correcto funcionamiento. Cada cierto tiempo hay que cumplir con esta labor y así evitar desperfectos que obliguen a comprar otro nuevo.

Más vale prevenir que curar

El hecho de que el aparato no haya dejado de funcionar no quiere decir que no precise una revisión de vez en cuando. Si observamos el más mínimo fallo en su funcionamiento es síntoma de que algo no está bien y deberíamos valorar la posibilidad de someterlo a examen. Poner la solución en tus manos es decir, intentar arreglarlo tú mismo, quizá no sea la opción más conveniente ya que corres el riesgo de estropearlo más al no conocer sus componentes internos. De esta manera evitaremos daños irreversibles.

Revisa los bolsillos

El promedio de vida de una lavadora es de unos 10 años. Una década puede parecer mucho tiempo, sin embargo, pequeñas acciones como revisar las prendas que introducimos en su interior para cerciorarse de que no olvidamos pañuelos de papel, arena o piedras del parque –en el caso de la ropa de los más pequeños de la casa- que pueden introducirse en los agujeros del tambor de la lavadora y provocar un atasco o una acumulación que aminore su vida útil.

Se deberán sacar las prendas de la lavadora una vez haya terminado el ciclo de lavado debido a que la ropa mojada pesa mucho y eso puede dañar el tambor si las dejamos dentro durante un largo periodo de tiempo.

Fuera “ladrones”

Centrándonos en el tema eléctrico, es aconsejable apostar por una regleta –para conectar más de un aparato eléctrico- en lugar de por el tradicional “ladrón”. Suelen elegirse por cuestiones de espacio porque las regletas son más aparatosas. Esto se debe a que aumenta el porcentaje de una posible sobrecarga si todos esos aparatos enchufados están en funcionamiento en ese momento. Además, debemos prestar especial atención al estado de los cables y conectores y no tirar de ellos al desenchufar un dispositivo.

También se recomienda mantenerlos lejos de fuentes de calor (radiadores, por ejemplo) o zonas con humedad. Si se da el caso de que hay tormenta eléctrica, es aconsejable mantenerlos desenchufados de la corriente para prevenir posibles sobrecargas de electricidad. En este sentido, toda medida de prevención es poca y conseguirás alargar la vida útil de tus electrodomésticos y a la larga será una buena forma de amortizar tu inversión.

Los manuales son un tesoro

Por último, y no por ello menos importante, es imprescindible no deshacerse de los manuales de instrucciones que acompañan al electrodoméstico. No son un accesorio más: en sus páginas encontraremos, advertencias de seguridad, formas de uso, recomendaciones en caso de avería, instalación y conexión, consejos de limpieza y cuidado del aparato en cuestión, entre otras.

Estas son algunas de las medidas que puedes tomar para asegurarte de que tus electrodomésticos gocen de “buena salud” y de que no tengas que cambiarlos demasiado pronto, evitando así gastos innecesarios.

Fuente:https://www.hogarmania.com

Publicado por ADEN  Fecha: 22 octubre, 2021 
  • Post Comments 0

    Pablo Villaverde | Estudio de Diseño